EXPO_ “ERASTÉS Y ERÓMENOS. MAYORES Y JÓVENES”

:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

VILLANUEVA DE LA SERENA | Del 7 al 20 de noviembre | Casa de la Cultura

:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

“Erastés y Erómenos. Mayores y Jóvenes”, de Juan A. Viera (Venezuela, 1968)

Fotografía

“Desde la Antigüedad griega hasta el fin de ese mundo y luego en los muchos Renacimientos que ha habido, la relación homoerótica más prestigiada fue siempre la que unía a un adulto o mayor con un joven. Se suponía que, dentro de la relación sexual y amatoria, el joven aportaba frescura, amor a la vida, y el mayor madurez y sabiduría. El complemento –consentido- no podía sino parecer lo más noble. Nuestro hoy (que lo abarata y aplebeya todo) ha confundido las relaciones de parejas de edad disimil –muy frecuentes en el ámbito LGTB- con la trastocada “pedofilia” o con la sonrisa entre maliciosa y socarrona que se reserva al “viejo verde”. Como en tantas cosas hemos equivocado y olvidado, no vamos bien”.

Luis Antonio de Villena