Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

    Get Adobe Flash player

    Martes, 27 Junio 2017
    Home Preguntas frecuentes Orientación sexual
    AddThis Social Bookmark Button

    ¿Qué es ser gai? ¿qué es ser lesbiana? ¿qué es ser bisexual?
    La orientación sexual es la atracción que hombres o mujeres sientes pon personas de igual o distinto sexo.

    Una persona es heterosexual cuando su atracción es hacia otra de sexo (hombre o mujer) distinto al suyo.

    Un chico es gai cuando se siente atraído por otros chicos. Una chica es lesbiana cuando se siente atraída por otras chicas. Una persona es bisexual cuando se siente atraído tanto por chicos como por chicas.

    Es decir, una persona es homosexual (gai o lesbiana) cuando se enamora y desea sexualmente a personas de su mismo sexo. El o la homosexual vive ese sentimiento como algo que le surge de forma natural, aunque algunos/as en ocasiones intentan controlarlo o negarlo por la presión de la sociedad que, a veces, censura los sentimientos entre personas del mismo sexo.

    Lo anterior puede crear en los jóvenes frustración, baja autoestima y depresión, y conducirles a aparentar una vida heterosexual o, en otras ocasiones, llevarles a tener una doble vida. Pero no hay nada peor que engañarse a uno/a mismo/a. Lo único que consigue es hacernos infelices.
    La homosexualidad no tiene en sí nada de malo, son algunos sectores de la sociedad los que nos hacen verla así.

    ¿Cómo sé si soy homosexual o bisexual?

    Tal vez tú no sepas cómo llamar a tus sentimientos sexuales. No tienes que apurarte y obligarte a usar etiquetas como gai, lesbiana o bisexual.

    Nuestra orientación sexual se desarrolla con el tiempo. La mayoría de los chicos y chicas son intensamente sexuales durante los años de la pubertad (generalmente entre los 11 y 15 años), cuando sus cuerpos cambian y sus hormonas fluyen de modos diferentes.

    Tus sentimientos sexuales tal vez sean tan fuertes que no estén dirigidos hacia personas o situaciones en particular, sino que parecen producirse sin causa alguna.

    A medida que vayas creciendo, te darás cuenta por quién te sientes atraído en realidad. Los chavales y chavalas con sentimientos homosexuales o bisexuales descubren que, con el tiempo, su atracción por otros y otras se vuelve cada vez más clara. Tal vez en un comienzo encuentres que estas experiencias son placenteras, perturbadoras o una combinación de ambas.

    Cuando tienen 16 ó 17 años, muchos adolescentes homosexuales o bisexuales comienzan a tener claro lo que son. Algunas preguntas que podrías hacerte para aclarar tus dudas son: Cuándo tienes fantasías sexuales: ¿son con chicos o con chicas?, ¿alguna vez te has enamorado de una persona de tu mismo sexo? Si no puedes responder a estas preguntas ahora, no te preocupes. Ya podrás más adelante.

    ¿Donde buscar información y/o pares?
    Apenas vayas sintiendo que eres lesbiana, gai o bisexual tendrás la necesidad de buscar información sobre lo que te está pasando. Puedes acudir para ello a una biblioteca, o meter la palabra “lesbiana”, “gai”, bisexual” u “homosexual” en el buscador google.

    No siempre la información que encuentres en internet es la más apropiada, por lo que siempre preocúpate de indagar sobre la fuente de los antecedentes que puedas recopilar.

    Otra opción es ponerte en contacto con alguno de los grupos de gais, lesbianas o bisexuales   de los muchos que existen en las diferentes provincias de España. En concreto, en la página web de la Fundación Triángulo (www.fundaciontriangulo.es) podrás encontrar un completo directorio de asociaciones y teléfonos de información.

    También tendrás la necesidad de conocer a gente que esté pasando o haya pasado por lo mismo que tú. Podrás contactar con otros chicos gais, lesbianas o bisexuales en las asociaciones que los representan (algunas de ellas con grupos de jóvenes), en locales de ambiente homosexual o bisexual (los cuales funcionan casi todos solo por la noche) y en chats. Sin embargo, debes considerar que algunos de los usuarios  de internet buscan sólo sexo o te pueden engañar, ¡Nunca quedes a solas!.

    Por lo tanto, te recomendamos la primera vía para conocer a gente homosexual o bisexual. También es posible que haya un grupo de adolescentes homosexuales o bisexuales en tu área.

    Recuerda, las personas homosexuales o bisexuales están dondequiera que tú estés, pero puede que no lo hayan dicho aún. Tarde o temprano hallarás a alguien que siente algunas de las mismas cosas que tú.

    ¿Debo contar que soy homosexual o bisexual?

    Con el tiempo, comenzarás a sentir la necesidad de contar ese secreto que te ha acompañado durante tanto tiempo, el deseo de liberarte de esa carga.

    Normalmente la primera persona a la que elegimos para contárselo es a alguien con quien tenemos mucha confianza, sabemos que va a reaccionar bien, nos va a guardar el secreto, nos va a comprender. Por eso, no suele ser muy recomendable que sean los padres o madres las primeras personas en saberlo, pues la reacción podría ser negativa.

    Sólo debes contarlo cuando estés realmente preparado y seguro/a de ti mismo/a. Que nada de lo que te digan te haga dudar sobre quién eres y sobre lo que sientes. Si la reacción de esa persona es mala, no te preocupes ni te enfades con ella, seguramente necesita pasar por un proceso de aceptación de tu homosexualidad o bisexualidad como el que has pasado tú ya.

     

    “Cuando se lo conté a mis amigas y a mi familia me quité un gran peso de encima. Me sentía más yo. Ya podía ser con ellos tal y como era en todos los aspectos, sin tener que ocultarles algo tan importante en mi vida”, María, 20 años.

    ¿Qué pasará en mis primeras relaciones?
    Las primeras experiencias no tienen por qué ser extraordinarias, ni cubrir todas las expectativas, porque se va aprendiendo a disfrutar y a vivirlo bien con el tiempo.

    A veces los nervios, el ser inexperto/a y la inseguridad, pueden hacer que esa primera experiencia no sea tan positiva como se esperaba, pero no por eso hay que pensar que no se sea gai, lesbiana, bisexual ó heterosexual, sino que la próxima vez podrá ir mejor.

    Sobre todo es importante recordar que hay que protegerse siempre frente a infecciones de transmisión sexual mediante el uso de preservativos; que no hay que hacer nada de lo cual uno no esté seguro de que le va a gustar sólo porque el otro lo quiera. Es mejor un NO a tiempo, que luego arrepentirse de haber hecho algo que cree inseguridad, culpa, dolor o incluso miedo respecto al sexo.

    Cuidado con utilizar el alcohol u otras drogas como vía para dar el paso y atreverse con el sexo. Dar ese paso epuede llevarnos a no disfrutar de la relación sexual o hacerlo sin protección.

    ¿Cómo enfrento el miedo a ser lo que soy?
    A la hora de manifestarnos como homosexual o bisexual son muchos los miedos que nos invaden: Miedo a ser rechazados/as por los demás, a que se rían de nosotros/as, a que ya no nos vean igual que antes.

    Muchas veces esos miedos son infundados, luego una vez que lo decimos casi nunca ocurre lo que hemos imaginado. En otras ocasiones, el miedo surge porque tenemos una imagen de las personas homosexuales o bisexuales muy negativa, muy cargada de estereotipos. No queremos ser como algunos homosexuales o bisexuales que conocemos o que se nos atribuyan algunas de las opiniones que se tienen sobre los gais, lesbianas o bisexuales. Por ello, es importante demostrar que homosexuales y bisexuales somos tan diversos/as como los heterosexuales, y por ello es tan importante hacerse visible.

    También algunos/as jóvenes homosexuales o bisexuales piensan que les va a ser muy difícil tener una pareja o que van a renunciar a tener una familia. Eso no es así, hay muchos/as jóvenes homosexuales o bisexuales que quieren pasar su futuro en pareja y casarse y adoptar niños ahora que las leyes lo permiten.

    El ser gai o lesbiana no es solamente sentir que quieras acostarte con personas de tu mismo sexo, sino también que quieres amar y tener un proyecto de vida en común con algunos de ellos.

    Del mismo modo, nos puede dar miedo decir que somos bisexuales porque podríamos ser calificados/as como promiscuos/as o viciosos/as. La gente tiende a pensar que, por el hecho de ser bisexual, nos gustan todas las personas cuando no es así: Algunos/as nos gustarán y otros/as no. Igual que no tenemos porque mantener más número de relaciones sexuales ni sentir la necesidad de estar con un chico y una chica a la vez porque sino nos va a faltar algo.

    Muchas veces no quería, me daba terror, decir que era gai, porque ello supone decir que me parecía, o iba a acabar siendo, como determinados personajes que no me gustaban. Yo no soy así, no deseaba serlo, y no quería que pensaran que acabaría siendo así”, Pedro, 17 años.

     

    Logotipo fundación Triángulo Andalucía

    Salud sexual mujeres

    NUEVA GUÍA DE SALUD SEXUAL PARA MUJERES QUE TIENEN SEXO CON MUJERES. lesbianas y bisexuales

    Guía para docentes

    Guía para docentes: Herramientas para la educación con enfoque de diversidad afectivo sexual. LGBT en las aulas. Prevención acoso bulling homofóbico


    revista orientaciones de la fundacion triangulo. homosexualidad y derechos. De interés para lesbianas, gays, bisexuales y transexuales

    Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y su experiencia al usarlo. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial del sitio ya se han establecido. Para más información sobre las cookies que usamos y cómo desactivarlas, pincha aquí política de cookies.

    Acepto las cookies de este sitio.

    EU Cookie Directive Module Information